SHARE

Por Doraluz Vargas

Fotos: Oscar Valle

Delicada, suave, tierna, sofisticada con un cuerpo de modelo que se mueve con la gracia de una bailarina de ballet… ¡De repente! Se convierte en una furibunda karateca que derriba a trompadas, patadas y puñetazos a quien se le ponga enfrente. Ella es Esmeralda Pimental, la heroína rompehuesos de la teleserie La Bella y las Bestias.

“Es el reto más grande que físicamente he realizado en mi carrera”, nos dice la actriz, quien interpreta a la aguerrida Isabel León. “Para lograrlo tuve que prepararme durante varios meses en artes marciales y tomar clases intensivas de boxeo, yoga y karate”, agrega la mexicana de 28 años, quien se luce con sus personajes de monja, secretaria y prostituta karatecas.

“La agilidad física se me da con facilidad, porque siempre he frecuentado el gimnasio y tuve mucha disciplina en la danza… pero me sorprendí con la capacidad que tengo para combatir en las escenas de pelea”, comenta la protagonista de la teleserie La Bella y las Bestias, que debe lidiar con varios personajes antagónicos catalogados como verdaderas bestias sanguinarias.

“Cuando sus padres mueren a Isabela la lleva su padrino a Los Ángeles… allá se convierte en una experta en artes marciales, pues vive obsesionada en regresar a México para cazar a los culpables, que viven tranquilos en total impunidad”, explica Pimentel, quien encarna a una chica dispuesta a todo para vengar el asesinato de sus padres.

“León acecha a sus presas como una fiera… y para ello debe adoptar diferentes personalidades. Tiene que transformarse en prostituta, secretaria, monja, estudiante o agente de ventas para infiltrarse en la manada de bestias”, comenta la actriz nacida el 8 de septiembre de 1989, en Ciudad Guzmán, Jalisco.

“Desde muy pequeñita me gustaba la música. Durante mi etapa escolar pasaba horas cantando y participaba muy animada en los eventos del colegio”, recuerda Esmeralda, pero fue hasta que llegó a la adolescencia que se dedicó a modelar profesionalmente.

“Comencé haciendo comerciales para televisión y como modelo de marcas de ropa mexicana. Después de participar en Nuestra Belleza México, donde clasifiqué entre la cinco finalistas, ingresé al Centro de Educación Artística de Televisa (CEA), para perfeccionar lo que realmente me apasionaba: la actuación”, confiesa Pimental, quien debutó en la telenovela juvenil Verano de amor en el 2009.

“Luego realicé mi primer papel estelar en el melodrama El color de la pasión… y en el 2012 grabé Abismo de pasión. Ese mismo año participé como antagonista en Cachito de cielo y en la teleserie Cloroformo”, recuerda la actriz, quien después estelarizó la novela De que te quiero te quiero, la serie Gossip Girl Acapulco y la obra de teatro Cuatro XXXX. Su salto a la fama internacional fue en La Vecina, versión mexicana de la telecomedia colombiana El Cachaco y la Costeña, donde se dio a conocer como una excelente comediante. Desde entonces en cada uno de los proyectos que ha protagonizado ha demostrado su gran versatilidad. Hace poco la vimos en la novela Enamorándome de Ramón, donde manejaba un taller de chapistería y mecánica… y en El color de la pasión demostró ser una de las mejores actrices en el mundo de las telelágrimas, llorando a cantaros en el desgarrador melodrama.

Ahora regresa como una bella vengadora, que debe enfrentarse a karatazos y patadas voladoras contra un grupo de poderosos delincuentes de cuello blanco, interpretados por estrellas de fama internacional.

“El elenco de villanos es bestial. Tenemos a la cubana Aylín Mújica, la puertorriqueña Jessica Mas, el argentino Diego Soldano, el colombiano Sebastián Martínez, los mexicanos Ari Telch, Sebastian Ferrat, Guillermo Quintanilla y Arturo Barba”, nos cuenta Esmeralda, quien encontró el amor luchando contra tantas bestias. El elegido fue nada menos que su galán Osvaldo Benavides. Resulta que cuando comenzaron a filmar La bella y las bestias, Esmeralda aún andaba con Alfredo Gatica, pero empezaron a tener problemas… y Esme llegaba triste y melancólica a las grabaciones. Osvaldo, muy tierno, le daba ánimos… poco a poco se fue convirtiendo en su paño de lágrimas, su confidente y finalmente en su novio, luego de tantos besos y abrazos telenoveleros. El romance se mantuvo en silencio, hasta que Esmeralda aprovechó el día de San Valentín para abrir su corazón. La estrella compartió en Instagram una foto en la que se dejo ver por primera vez con Osvaldo muy enamorada, mientras él lucía una sonrisa de oreja a oreja… ¡Con razón las escenas de amor en la novela les quedaron taaan reales!

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here