SHARE

POR: DORALUZ VARGAS

Con la energía explosiva pop-rock de Soda Stereo y el majestuoso despliegue físico y artístico del Cirque du Soleil, se estrenó en Miami SEP7IMO DIA. Un fabuloso show que conjura un mundo fuera del tiempo, un lugar donde las emociones se entremezclan y fluyen como una marea, marcando el pulso de las canciones más entrañables de la banda argentina. Con un elenco de 36 artistas, el espectáculo lleva a los espectadores a través de un recorrido visual de cuadros acrobáticos y artísticos deslumbrantes que combinan proezas físicas con momentos de belleza poética, utilizando el reino musical de Soda Stereo en el marco de un escenario sorprendente y poco convencional, SEP7IMO DIA es una oda al talento artístico innovador del trío y a su legado musical. El espectáculo refleja la euforia que Soda Stereo provocó en América Latina celebra la profunda conexión de la banda con sus fans.

La música de la legendaria banda de rock Soda Stereo fue, y sigue siendo, la banda sonora de las vidas de millones de latinoamericanos. El trío, formado en 1982 por Gustavo Cerati, Héctor “Zeta” Bosio y Charly Alberti dejó su huella en la historia de los años 80 con el sonido del período post-dictadura, la era dorada del rock argentino. El debut de Soda Stereo se vio signado por la sed de cambio, la audacia y la irreverencia, con grandes éxitos pop con energía post-punk. La banda estableció un lazo fuerte con sus fans y alcanzó popularidad a nivel nacional. Disco tras disco, Soda continuó reinventándose como banda incorporando nuevos sonidos y estilos inspirados en gran medida por la escena New Wave británica, lo cual sedujo a nuevas generaciones a lo largo de su carrera. La banda abarcó un increíble espectro musical a lo largo de su trayectoria, y su discografía está al nivel de sus pares británicos y estadounidenses. Soda Stereo se transformó en poco tiempo en la banda de rock más célebre de América Latina. Aún con este nivel de éxito, y luego de años de giras, Soda Stereo anunció su concierto de despedida en 1997. La banda se retiraba en la cresta de su carrera y agradecía a sus fans con la inolvidable frase ‘’¡Gracias totales!’’. Diez años después, la banda anunció un regreso inesperado a los escenarios, una suerte de burbuja en el tiempo. El resultado: 22 conciertos en estadios de 9 países para más de un millón de fans.

COLABORACIÓN ARTÍSTICA CON EL CIRQUE DU SOLEIL

En 2013, el fundador de Pop Art Music Roberto Costa, su CEO Diego Saenz y el manager de Soda Stereo, Dany Kon, se reunieron con el Cirque du Soleil para crear un show basado en la música de la banda. El proyecto cobra vida exactamente 10 años después de la gira final de la banda.

CANALIZAR LA ENERGÍA DE LA MÚSICA

Cuando el director del espectáculo, Michel Laprise, visitó la casa donde creció Gustavo Cerati, líder de la banda, y habló con su madre, se enteró de que el joven Gustavo era fanático de la ciencia ficción. Cuando le contó a Zeta y a Charly sobre esta revelación, le dijeron que la sci-fi era una de las tantas pasiones que los tres compartían. Inspirado por este descubrimiento, Michel imaginó un mundo entero que florecía por la energía de la música de Soda Stereo y la profunda conexión que existía entre la banda y sus fanáticos.

EL ARGUMENTO

Un joven llamado L’Assoiffé, sediento de sentido y justicia social, que sueña con un mundo mejor, se siente atrapado. Cuando se conecta a la música de Soda Stereo, es transportado a un mundo interior donde se siente libre. La música de Soda se derrama sobre su mundo interno y crea una civilización entera que vibra al son de la música, la poesía, la cultura e iconografía del grupo. Los habitantes de este reino son la representación física de la música. Luego de vivenciar una serie de eventos y emociones inspirados por la letra de las canciones, L’Assoiffé termina por darse cuenta de que la música que llevamos en nuestro corazón es tan fiel como una verdadera amistad; profunda y eterna.

ESCENOGRAFÍA. UN PLANETA INSPIRADO POR EL MUNDO DE SODA STEREO

El equipo creativo de SEP7IMO DIA decidió desafiar la noción de escenario ‘’convencional’’ para contar la historia, la idea de un cuerpo esférico con forma de planeta se transformó en el corazón de la escenografía del espectáculo, algo inédito para el Cirque du Soleil. En torno a este nuevo mundo que refleja el amor de Soda Stereo por la ciencia ficción, se mueven satélites que avanzan hacia el ‘’campo’’ donde el público estará de pie, para crear la sensación de proximidad y participación absoluta, en un entorno multimedia en constante cambio.

Además de las ubicaciones habituales del estadio, hay un área reservada para aquellos espectadores de SEP7IMO DIA que prefieren una ubicación en “campo de pie” para poder moverse, disfrutar, y bailar al ritmo de su música. Esta disposición es otra forma de celebrar la proverbial conexión que existía entre Soda Stereo y sus fans. Los espectadores ubicados en el “campo” gozan además de visuales en primer plano de la acción que se despliega en medio del público, como cuando los músicos se reúnen a tocar alrededor de un fogón, o cuando una acróbata realiza un acto hipnótico de equilibrio sobre las manos sobre una flor gigante. El objetivo es que la energía fluya libremente entre los artistas y sus fans.

INSPIRADO EN LA ICONOGRAFÍA DE SODA STEREO

La escenografía de SEP7IMO DIA contiene elementos acrobáticos y decorativos inspirados en los videos de Soda y las letras de las canciones, que de seguro reconocerán los fanáticos más acérrimos. Los tres anillos futuristas, llamados Ruedas de la Infancia, “orbitan” los planetas y son naves que simbolizan la niñez de cada uno de los integrantes. Estos anillos están equipados con pantallas LED en su exterior que cuentan la historia de los tres músicos. Al inicio del show, aparecen tres paraguas en el centro de las enormes ruedas, que evocan directamente los tres anillos luminosos de la tapa del disco ‘’Me verás volver’’ y el elemento escenográfico central de la gira de regreso 2007. A través de esta evocación, queda implícito que SEP7IMO DIA retoma el camino dejado por la banda en 2007.

Mediante complejos sistemas automatizados propulsados por cuatro motores ubicados en pistas móviles, el planeta se abre y revela su epicentro. Los artistas actúan en el escenario circular, en el piso entre el público y en la superficie plana dentro del centro del planeta. La parte del planeta que se abre se utiliza como superficie gigante de proyección, y se transforma en un sol o una luna dependiendo de lo que dicta el argumento.

HONGOS GIGANTES

La vegetación del planeta Soda Stereo, que se alimenta de las vibraciones sonoras, tiene forma de hongos gigantes. Las esculturas están recubiertas de una película translúcida que revela el interior de su estructura, y el entelado se desdobla como superficie de proyección. También se utilizan esculturas de nubes atmosféricas translúcidas para proyección de imágenes, en combinación con un entelado semicircular de enormes dimensiones. Algunos efectos visuales combinan acción en vivo en el escenario con imágenes hechas en trampa al ojo (trompe-l’oeil). La escena final es un tributo a los fanáticos de Soda Stereo e incluye imágenes de archivo de los fans en conciertos durante muchos años, que son reproducidas de fondo en pantallas sobre el escenario. Se utiliza mapping sobre el cuerpo en “Primavera Cero” para crear un montaje visual con imágenes que los fans subieron al sitio web del Cirque du Soleil durante el proceso creativo. Estas imágenes son fotos de cuerpo entero de los propios fans, que a través de los años siguen adorando la música de Soda Stereo.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here